AgriculturaDron para la agricultura: claves y aspectos a considerar

24 de febrero de 20210
https://bestdroneservices.es/wp-content/uploads/2021/02/el-dron-en-la-agricultura.jpg

Quien logra dar el primer paso e introducir en sus procesos de trabajo las nuevas tecnologías, contará con una ventaja competitiva extra. Ahora bien, si eres agricultor, ¿merece la pena comprarte un dron para tratamientos agrícolas? 

A continuación te presentamos algunos aspectos a tener en cuenta si estás pensando en comprar un dron para la agricultura. Te explicamos las claves y qué deberías tener en cuenta para ser más competitivo.

 

¿Qué tareas puede realizar un dron para la agricultura?

Como decíamos en el artículo anterior, “Aplicaciones de la tecnología de los drones en la agricultura”, las operaciones en las que un dron profesional considerado como herramienta agrícola se pueden diferenciar según hablemos de estudiar el terreno y el cultivo de manera anticipada mediante el uso de cámaras y sistemas de teledetección o bien si hablamos de esparcir o depositar tanto líquido como sólido, siendo estos los que suponen mayor inversión.

Los tipos de operaciones que se pueden realizar son: 

  • Teledetección para captación de imágenes y analítica de datos:
    • Captación de imágenes multiespectrales.
    • Captación de imágenes térmicas.
    • Geomática y topografía.

 

  • Depositado líquido o sólido:
    • Sistemas de fumigación y fertilización.
    • Sistemas de siembra aérea.

 

¿Cuánto cuesta un dron para la agricultura?

Uno de los principales obstáculos que se pueden encontrar a la hora de utilizar drones para la agricultura es, directamente, la inversión inicial necesaria para la adquisición de los equipos. Dependerá también de los trabajos que decidas hacer con el dron pues te orientará hacia unos modelos u otros. Como toda tecnología novedosa, mientras su producción no sea masiva, el coste por unidad quizá se salga de algunos presupuestos.

Si a ello se le añade la necesidad de adquirir accesorios profesionales avanzados, como las cámaras multiespectrales y el software de procesado de imágenes, podemos encontrarnos con un coste inicial que puede ir desde unos miles de euros, hasta varias decenas de miles, dependiendo de la sofisticación que se quiera que tenga el equipo.

Aun así, el ahorro en costes ordinarios y mayor eficiencia que supone el uso de drones en tareas agrícolas permite, por lo general, que el agricultor recupere su inversión antes de que termine el primer año de uso.

Según la página web “Tractores y Maquinarias”, los costes de aplicación con tractor pueden superar a los de utilización del dron para la pulverización. Esto influye en la rentabilidad de la explotación de manera positiva. 

Y continúa, los drones son una solución ideal que permite la obtención de información de forma rápida, viable técnicamente y relativamente económica.

También tiene la opción de, simplemente, contratar los servicios de un tercero especializado (Best Drone Services) que hagan el estudio oportuno de los cultivos (niveles de irrigación, control de plagas…) con sus propios drones y al mejor precio. Esta alternativa es útil tanto para aquéllos que antes de lanzarse a la compra de su dron prefieran comprobar de primera mano su efectividad, al igual que para aquellos agricultores que todavía no puedan permitirse desembolsar la inversión inicial necesaria para la adquisición de sus propios equipos.

banner calculadora drones agricultura

Principales características de un dron para la agricultura

El mayor reto al que se enfrenta la tecnología actual de drones está sobre todo en el tiempo de vuelo de la aeronave. Antes de que la batería se consuma y deba recargarse, los drones actuales pueden volar alrededor de un máximo de 50 minutos en los drones de ala fija, mientras que los multirrotores tienen un tiempo de vuelo de unos 20 minutos o incluso menos, en caso de que carguen con demasiado peso.

Así, por ejemplo, un agricultor debe considerar si prefiere un único dron pero muy sofisticado (para pequeñas áreas de cultivo pero complejas de analizar), o varios drones no tan sofisticados, pero que puedan actuar en coordinación para ser más eficientes a la hora de cubrir grandes extensiones de terreno.

También, como decíamos al principio del artículo, habrá que tener siempre presente qué tipo de tarea queremos realizar con el dron. Los drones de despegue horizontal (ala fija, ala volante…) son idóneos para tareas de vigilancia y control de cultivos, ya que su velocidad es muy superior y su tiempo de vuelo suele ser mayor. Y un dron de despegue vertical (multirrotores, helicópteros…) es ideal para tareas de fumigación, en donde su velocidad deba ser reducida pero siempre manteniendo una distancia homogénea con respecto al suelo. 

 

Qué dice la normativa sobre el vuelo con drones

Con el cada vez más intensivo uso de drones, tanto para cuestiones de ocio como a nivel profesional, la mayoría de países están desarrollando normativa específica que debe ser respetada por cualquiera que quiera utilizar el espacio aéreo nacional con aeronaves no tripuladas.

Por lo general, el manejo de los drones más pequeños y que suelen tener la consideración de juguete, no suele estar sometido a ninguna normativa específica más allá del sentido común. Sin embargo, los drones profesionales como los destinados a la agricultura no sólo deben ser controlados por un piloto certificado, sino que también deben cumplir con varios requisitos para un uso seguro del espacio aéreo, la aeronave y proteger la integridad de terceros.

Te invitamos a que profundices más sobre este tema visitando el artículo “Claves de la nueva normativa europea para el sector de los drones” en el que nos adentramos en los cambios más relevantes con la implantación de la normativa europea en España en este año 2021.

 

 

La información es poder

Respecto a las operaciones y los drones que emplean sistemas de teledetección, además de tener el conocimiento para operar un dron, es necesario contar con un técnico especializado que interprete las imágenes. Si no interpretamos las imágenes, no podremos sacarle partido al dron. Un técnico podrá analizar la información y determinar si es necesario aplicar soluciones de riego en lugares secos. También podrá detectar enfermedades en rodales concretos o, incluso, deficiencias de fertilización, en caso de haberlas.

Para convertir en datos las imágenes captadas por el dron, se han desarrollado programas al servicio de la agricultura de precisión. De este modo, la información del vuelo se procesa mediante índices de teledetección que generan mapas. Y por último, y aquí vuelve a ser clave la experiencia del agricultor, se deben interpretar agronómicamente esos índices para concluir el estado del cultivo.

Se ha de tener presente qué tareas se quieren realizar con el dron, pues de ello dependerá el tipo de aeronave que se deba adquirir para una mayor eficiencia.

Tampoco se ha de olvidar que estamos ante vehículos aéreos y que, por tanto, su uso debe obedecer la normativa específica que regule el espacio aéreo del país.

Si tienes cualquier duda o estás interesado en tener un presupuesto para hacer tu campo más competitivo ponte en contacto con nosotros.

Escribir comentario

Tu email no se publicará. Campos obligatorios *

BDS logo azul
Somos expertos en ofrecer servicios con drones a nivel nacional. Haz volar tus ideas con nosotros, te acompañamos y asesoramos en todo momento.

INFORMACIÓN

SUBSCRÍBETE AHORA

    Toda la innovación y actualidad del sector en tu bandeja de entrada.